Hace un par de semanas leí, primero alarmado, un artículo de Juan Pablo Proal llamado “El Celular nos está matando”; dicha alarma inicial dio paso a la confusión, pues esperaba encontrar una relación de hechos que diera sustento al título, y finalmente a la decepción de que una persona a quien respeto y admiro por su profundidad en otros análisis se deje llevar por esa corriente alarmista, pesimista y sobretodo superficial que convierte el problema de la adicción al uso del smartphone, en una inevitable consecuencia de su uso.

En mi opinión equiparar conductas patológicas con el uso de una herramienta es como decir “Comer nos está matando” y argumentar con los daños de la obesidad o la desnutrición, o decir que “Respirar nos está matando” porque oxida nuestras células y causa envejecimiento. Después se habla de las terribles consecuencias del estrés laboral y que somos primer lugar en el mundo en la materia como si su única causa fuera el telefonito, sin tomar en cuenta todo el contexto económico, político, social y cultural en el asunto. Y aún peor, decir q la mayoría de la población tiene acceso a celulares y tabletas sólo porque las cifras de estos aparatos existentes son equiparables a la mayoría de la población, pero recordemos que la inmensa mayoría de quienes tienen poder adquisitivo para comprar uno de éstos aparatos van a poseer mas de uno, es decir, no hay paridad un aparato, un usuario. Y luego la recomendación de apostar por una vida más relajada, más consciente, etcétera, con la cual obviamente estoy absolutamente de acuerdo, incluso para los que no son usuarios de dicha tecnología, queda arruinada al rematar con “neutralizar el celular antes de que nos mate”, que me recuerda los espots de FeCal sobre “evitamos que la droga llegue a tus hijos” ocultando (o mejor dicho matando) todo aquello que “parezca” tráfico de droga. Nuevamente nos encontramos ante el dilema de que es la Educación la que va a evitar convertir una simple herramienta en un arma, pero ¿Quién educa en ese sentido? ¿Será que es más fácil desaparecer un problema que enfrentar sus causas y resolver la problemática de fondo? Y si fuera más fácil, ¿Sería correcto hacerlo?

Categorías: ArtículosLetras

Xolotli

I’m a bilingual digital artist & designer, with over 10 years of experience in graphic design, illustration, concept art and creative communication projects production, for printed, multimedia and digital platforms.

1 Comment

blantzel · febrero 9, 2016 a las 6:11 pm

Si la opción fuera despaarecer el problema, terminaríamos desapareciendo la humanidad porque está llena de problemas.

Nos gustaría leer tu opinión, ¡déjanos un comentario!

%d bloggers like this: